Fue abandonado en un criadero por su extraña apariencia. Nació con extraño síndrome que afecta su columna.

0
95

Este es Cooper, un perro de raza foxhound de dos años de edad. Cooper padece síndrome de columna corta (short spine syndrome), causado por la reproducción entre perros que son familiares. 

Debido a esto, sus vértebras están comprimidas y unidas unas con otras, dando la impresión de que no tuviese cuello, algo que llama mucho la atención de quienes se topan con él en la calle sin saber qué le ocurrió.

Pero a pesar de esto, Cooper es un perro como cualquier otro. Sus dueños, Elly y Andy Keegan le dijeron a Fox News que “es el perro más feliz.

Muchos perros que padecen este síndrome son sacrificados y eso me pone muy, muy triste.Tienen tanto amor que entregar y Cooper es el perfecto ejemplo de aquello.

Lleva una vida feliz y normal y es parte importante de nuestra familia”.

La historia de Cooper y los Keegan comenzó en el verano del 2017, cuando control animal se encontró con él de cachorro y abandonado en un criadero en Halifax, Virginia. Sólo tenía dos meses de vida y los oficiales creían que habría sido abandonado porque había nacido distinto al resto.

Un refugio en Minnetonka, Minnesotta eventualmente se llevaron a Cooper y lo examinaron y trataron por pulgas y una hernia que tenía. Fue allí donde los Keegan los vieron por primera vez.

“Es un perro muy amistoso. Su condición es causada por endogamia y no puedo entender que alguien simplemente lo haya tirado a la basura porque no les daría dinero”.

Su pequeña columna lo hace parecer que no tiene cuello y un cuerpo muy corto, por lo que para cosas simples como mirar hacia atrás debe girarse por completo.

También le cuesta ir al baño pero de a poco ha aprendido la mejor manera de acomodarse a sus circunstancias y fue sometido a cirugía para ayudarlo con su digestión.

“Es difícil porque no puede salir a caminar mucho y tampoco dormir en superficies duras. Debe dormir sobre césped o una alfombra”.

Si bien Cooper lleva una vida normal ahora, sus dueños aseguran que antes se asustaron porque en un momento tuvo fracturas en cinco puntos distintos de su espalda.

 “Como su espalda está mal formada, es peligroso pero cuando tuvo esa infección se lo trataron con antibióticos”, contó Elly.

Ahora Cooper puede hasta jugar con sus hermanos, Skylar de 13 años, Waylon de 3 y Tuva de 4.

“Donde sea que vaya llama la atención pero le gusta. Tiene muchos fans en Facebook. Uno no puede evitar sonreír cuando lo ve”.

Fuente Consultada: Elly Keegan